Saltar al contenido

El beneficio del senderismo en los adultos mayores

El senderismo se ha venido convirtiendo en una disciplina deportiva que ha tomado mucho auge en los últimos años, ya no es sólo practicada por deportistas o excursionistas expertos en andar por este tipo de terreno, sino que hombres y mujeres lo han tomado como una actividad recreativa para todas las edades.

Tan es así que en diferentes partes del mundo, naciones con condiciones para que se haga la práctica de este tipo de deporte, lo ofrecen como parte de los atractivos turísticos de sus respectivos países, explotándolos bajo esa perspectiva y contribuyendo a la acción de un deporte poco convencional como el senderismo.

Bajo esa perspectiva podemos encontrar rutas dedicadas a los más expertos, para los principiantes, para las damas, para los caballeros, y hasta los niños ya tienen en cualquier parte del mundo un camino para recorrer, si desean hacer también senderismo, bien sea este a manera recreativa o de competición.

El adulto mayor no se queda atrás

Ha sido tal el furor del senderismo que personas de la llamada tercera edad, adulto mayor o juventud prolongada, han tomado partida en estas acciones, tal acción, contario a lo que se pueda pensar, produce en las personas con edad avanzada una serie de beneficios, los cuales redundan en su salud y calidad de vida.

Lo importante en este caso en particular, es que la persona que lo practique no tenga ninguna dificultad, por tanto es bueno que si decide aventurarse en hacer senderismo, sea visto por su médico de confianza para que lo valore desde el punto de vista clínico y le dé el respectivo visto bueno. 

Una vez tenga la aprobación del especialista, el segundo paso es tener los implementos adecuados desde el punto de vista deportivo, para que la travesía sea un paseo y no una odisea que le genere traumas o afectación directas con la salud motriz de sus extremidades inferiores.

Superado estos escollos, entonces lleve una buena hidratación, protección solar y empiece a hacer su caminata inicialmente por senderos de travesías cortas y preferiblemente en horas cuando el sol esté menos perpendicular, es decir en horas de la tarde o bien temprano en la mañana; en este último caso para que su cuerpo absorba la mayor cantidad posible de vitamina “D” de forma natural. 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies